¿Qué estás buscando?
al día en Tejera Consultores
Si alguna materia de la ciencia y de la gestión política requiere que sus protagonistas coincidan mayoritariamente en una base común para alcanzar mayores logros de satisfacción entre la ciudadanía, es sin duda, la presupuestaria.ver más
Después de 50 años ofreciendo un servicio personalizado en el sector de la asesoría, queremos acercarnos un poco más a nuestros clientes y conectar a través de las redes sociales. Inauguramos cuenta en Twitter y LinkedIn. ¡Bienvenidos!ver más
Las asociaciones de pensionistas han tardado en salir a la calle. El descontento de un amplio espectro del colectivo, poco a poco, se ha ido generalizando y las calles de muchas ciudades españolas han testimoniado el malestar de muchos/as pensionistas.ver más
síguenos

El presupuesto General del Estado 2018

El presupuesto General del Estado 2018

Si alguna materia de la ciencia y de la gestión política requiere que sus protagonistas coincidan mayoritariamente en una base común de nociones y necesidades esenciales para alcanzar mayores logros de satisfacción entre la ciudadanía, esta materia, sin duda, es la presupuestaria, es decir, la aprobación en el ámbito ejecutivo y parlamentario de las previsiones de ingresos y gastos del Estado.

 

El P.G.E es un documento básico y vital para que el sistema político pueda funcionar con normalidad, tratando de alcanzar los objetivos que demanda la población para que su calidad de vida vaya mejorando progresivamente. ¿Pero qué ocurre en la practica parlamentaria de Gobierno / Oposición?. Ocurre que el Ejecutivo elabora su mejor presupuesto y la oposición dice que no le gusta y se opone frontalmente a su aprobación, tratando de devolverlo al Gobierno para que elabore otro más acorde a sus programas y legítimos intereses partidistas, y de paso, tratar de derribar al Gobierno.

 

Esa es la práctica o discusión parlamentaria, es decir, el Gobierno defiende que su presupuesto es el mejor posible y la oposición opina y defiende radicalmente lo contrario, y al final, la votación en el Congreso de los Diputados es la que decide quien gana la apuesta, y para ganarla, el partido que gobierna si no cuenta con suficientes diputados, se ve “obligado” a “comprar” los apoyos necesarios para que sus presupuestos sean aprobados, “doblegándose” a las exigencias de quien le ofrece sus votos para conformar la mayoría que permita aprobarlos. (salvo los Gobiernos que disponen de mayoría absoluta).

 

Esta es la práctica democrática habitual, en la que suele ocurrir que los partidos con escasa representación en el Congreso, pueden “llevarse para casa” un compromiso del Gobierno de turno para realizar determinadas reformas y/o destinar importantes recursos que servirán para mejorar infraestructuras u otras inversiones en la zona o comunidad cuyos dirigentes prestan sus votos al Gobierno.

 

En el Presupuesto del corriente año ha sido el PNV quien se ha apuntado un tanto importante ante los pensionistas y por otro lado, se llevará a Euskadi un buen “zurrón” de provisiones, y ¿cómo lo ha hecho?  votando a favor del proyecto de presupuestos que ha permitido a Rajoy superar por los pelos el primer obstáculo parlamentario, rechazando todas la enmiendas a la totalidad presentadas por la oposición, lo que abre la puerta a seguir debatiendo las enmiendas parciales, un paso decisivo para que el Gobierno tenga oxígeno suficiente, para que, con alta probabilidad, pueda gobernar hasta el final de la legislatura.

 

La presión estratégica del PNV ha ido más lejos; su apoyo al proyecto de P.G.E ha estado marcado por dos aspectos sustanciales: no solo conseguirá que las pensiones, al parecer, se revaloricen dos años 2018/2019 con el consiguiente beneplácito de los pensionistas, sino que apuestan decididamente por la desaparición del 155 en Cataluña; ambas exigencias han sido pactadas con el Gobierno que asume la apertura de un tiempo de negociación política con Cataluña, que intente aportar, por fin, la elección de un Gobern antes del 22 de Mayo próximo.

 

Habremos de esperar al desarrollo próximo de los acontecimientos, pero no obstante, que no se nos pase por alto: el pacto PNV/Gobierno se “olvida” de la gran asignatura pendiente: Impulsar el acuerdo político y social que garantice la sostenibilidad a medio y largo plazo del sistema publico de pensiones, el cual, de momento, se demora a fecha desconocida.

 

Joaquín Tejera

Publicado
el 04-05-2018